image

Conoce las últimas novedades online y así estar siempre a la última de lo más actualizado en maquillaje

Entradas recientes
Search
 

Cómo conservar nuestros cosméticos en verano

cómo conservar nuestros cosméticos en verano 1

Cómo conservar nuestros cosméticos en verano

 

En este post de “Cómo conservar nuestros cosméticos en verano”, te traigo unos pequeños consejos para proteger tus cosméticos del calor y conservarlos de la mejor manera posible.

Y es que, llega el verano y con ello las olas de calor que traen consigo altas temperaturas que nos obligan a poner a buen recaudo todo tipo de productos susceptibles a deteriorarse.

En Mi Maquilladora, tomo especial precaución en conservar mis productos de maquillaje en las mejores condiciones. Para mi, es de suma importancia que tu piel no reciba toxinas nocivas que puedan producir unas lesiones cutáneas y horribles reacciones que ponen en peligro el equilibrio de tu ph y tu salud.

 

 

La temperatura adecuada

 

La mayor parte de los cosméticos que utilizamos, están preparados para mantener unas condiciones óptimas a temperatura ambiente durante el mayor tiempo posible.

Sin embargo, debido a que la temperatura recomendada para su conservación se encuentra entre 18 y 25ºC, durante el verano, nos vemos obligadas a tomar medidas, ya que el aumento de la temperatura acelera la degradación de los cosméticos y favorece la proliferación de microorganismos en los mismos.

Para mantener una textura fluida y homogénea en nuestra base de maquillaje, es necesario conservarla entre 5 y 25ºC. Una temperatura superior puede provocar daños y una temperatura inferior, puede hacer que esta se endurezca y se deteriore.

En el caso de los labiales, mantenerlos en una zona calurosa puede hacer que se derritan o se rompan con la consecuencia de que no realicen una buena aplicación. En el caso de los lipgloss, manteniéndolos en un lugar fresco, evitaremos que se sequen.

La máscara de pestañas es una de los miles de  productos de belleza más delicados, ya que con los cambios bruscos de temperatura o si lo dejamos mal cerrado puede secarse y dejar de ser utilizable.

Sin embargo, aguanta el calor un poco mejor que otros productos, e incluso puede ser más fácil de aplicar si el calor hace que su textura se diluya.

El delineador en lápiz es más resistente que otros productos de maquillaje e incluso podría conservarse en una nevera aunque es mejor que todos los cosméticos se guarden en un lugar con fresco, seco y con la temperatura adecuada.

 

Cómo ayudar a nuestros cosméticos

 

Otra forma de “Cómo conservar nuestros cosméticos en verano” es…

Evitar exponer tus cosméticos a un foco directo de calor. La mayoría de los productos de belleza, exceptuando la crema solar, se deterioran bajo el contacto directo del sol. Esto puede suceder cuando los llevamos a la playa o piscina.

Por lo tanto, debemos tener especial cuidado si vamos a pasar un largo tiempo bajo el sol o si pensamos dejarlos dentro del coche y este no se encuentra a la sombra. Si no tenemos precaución, los productos podrían perder la efectividad o estropearse.

No metas tu maquillaje en la nevera. Los productos de belleza están preparados para la temperatura ambiente y nuestro calor corporal.

Si los metemos en la nevera podemos afectar a la estabilidad de sus principios activos o alterar el estado de aquellos productos susceptibles a solidificarse como pueden ser bases de maquillaje, bálsamos labiales, o aceites.

La única excepción son las mascarillas faciales o las cremas específicas para la zona de las piernas, ya que con una baja temperatura potencian sus beneficiosos efectos.

El mejor lugar para guardar tu maquillaje mientras estás en casa es en un armario del cuarto de baño.

Las baldosas y los materiales que generalmente se utilizan en esta habitación ayudan a mantener los productos frescos incluso cuando hace calor.

Si en tu casa hace demasiado calor y no puedes evitar el uso de un refrigerador, puedes optar por hacerte con una pequeña nevera portátil específica para cosméticos y fijarla en una temperatura adecuada a los mismos.

En caso de necesitar transportarlos a otro lugar, lo mejor sería llevarlos en un estuche de maquillaje que los haga mantenerse frescos y lejos de la humedad, e intentar mantenerlos a la sombra en todo momento.

Si optamos por llevarlos en nuestro equipaje a la hora de viajar, hay que tener en cuenta que aunque no lo notemos, la zona de bodega la temperatura es muy inferior a lo que un cosmético puede soportar.

Y también, llevarlos varias veces puede ocasionar que se sequen por completo aunque nunca se hayan usado.

Lo que es muy importante es leer siempre el etiquetado de las cajas de los productos. Ahí suelen detallar el lugar preferible donde guardarlos, además del símbolo de una tapa con una numerología y una M (meses).

Este, indica la caducidad del producto, 6M (son 6 meses), 12M ( son 12 meses) 24 M  ( son 24 meses) y así sucesivamente. Y es que a veces no es por culpa del calor, si nó del tiempo del que lleva abierto.

Puedes ver toda la información de las caducidades aquí.

 

El olor y el color como pistas claves

 

Si tu maquillaje huele raro o muestra un aspecto diferente al usual, deséchalo. Debido al calor, las cremas hidratantes pueden cortarse y mostrarse divididas en 2 fases, una acuosa y otra oleosa, si tu crema tiene una película de agua por encima de la parte cremosa debes deshacerte de ella.

También ocurre si observas que ligeramente a obtenido un tono verdoso, eso significa que los hongos se han hecho con el poder del cosmético y hay que tirarlo.

Por otra parte, la família de los labiales/glosses, a aparte de que pueden derretirse, su olor a rancio causado por la oxidación de sus principios activos te darán la pista.

Al igual que los delineadores, si son en formato lápiz, la punta se vuelve blanca. Esta despigmentación son parte del proceso de alimentación de los microorganismos.

Si en cambio, es en tinta, hay que fijarse bien en su reflejo, pues en el caso del negro, éste se degrarará en azul, si es marrón, su reflejo será rojo y si es azul, será plata-blanquecino.

En caso de los polvos, sombras de ojos, rubores y texturas en polvo, se ve cuando el tono va poco a poco oscureciendo a negruzco.

Otros de productos, como las máscaras, no llegan en verdad a notar este efecto. Pues con la fricción a la hora de sacar y entrar el coupillón, se seca por el mismo aire que genera este acto.

En definitiva, si te preguntas “Cómo conservar nuestros cosméticos en verano” y si notas cualquier alteración en la textura es mejor dejar de utilizar tu producto de belleza.

Además de que puede no mostrarse un acabado adecuado, también, puede causar alteraciones o incluso alergias en tu piel.

En Mi Maquilladora, se explica detalladamente toda esta información en los servicios de Beauty Coach. Contáctame.

 

¡Desde Mi Maquilladora, espero que puedas aprovechar mis consejos

y pases un fantástico verano!

 

Leave a Reply